Proyecto
Dr. Édgard Arévalo - Re branding
Cliente: Dr. Édgard Arévalo

El Dr. Édgar Arévalo es un cirujano plástico, estético y reconstructivo con más de 15 años embelleciendo los cuerpos y rostros de sus clientes ofreciéndoles altos estándares de calidad y seguridad. Así como formando a los futuros cirujanos del mañana.

  • Graduado en la Universidad Nacional de Trujillo.
  • El Doctor Arévalo ha realizado estudios de la segunda especialización en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva.
  • Realizó su entrenamiento en la Clínica Morillas y en los mejores centros hospitalarios del país.
  • El Dr. Arévalo es actualmente Jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital Regional Docente de Trujillo.
  • Es Miembro del staff de especialistas del área de Cirugía Plástica y Reconstructiva de la Clínica Peruano Americana y de la Clínica Sánchez Ferrer.
  • Es Tutor del programa de Residentado médico en la especialidad de Cirugía Plástica en la Universidad Privada Antenor Orrego ( Sede Hospital Regional Docente de Trujillo ) – Primer centro hospitalario regional en que se forma futuros especialistas en Cirugía Plástica.
  • Ha realizado múltiples estudios de investigación y es pionero en la aplicación de diversas técnicas para corregir el contorno corporal y estética facial.

Rebranding

La identidad visual corporativa del Dr. Édgard Arévalo tenía solo dos colores, muy encendidos e incluso una tipografía muy seria y poco amigable y eso ya no iba más con lo que el Dr. y su nueva identidad querían reflejar.

Gracias a la pandemia, el Dr. como marca, decide cambiar todo su concepto. Ahora ya no importa ser bello o no, lo que el Dr. quiere reflejar es la empatía y los cambios internos en las personas posteriores a las cirugías. Como la confianza en sí mismos y el aumento de su autoestima. Ahora esto es lo más importante, el objetivo fundamental de todo el trabajo del Dr. Arévalo y para reflejarlo, su imagen corporativa tenía que cambiar a una que refleje la nueva filosofía en cada detalle.

Optamos por cambiar el color de un turquesa chillón a una variación en degradado de azul celeste con celeste claro ya que las variaciones azules con una tipografía blanca que evocan la salud y dan una sensación de seguridad y empatía.